Mostrando entradas con la etiqueta Cancún. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cancún. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de octubre de 2016

Cenote Xkeken


A las entrañas desciendo de la tierra.
Bocanada, rumor latente.

Aquí, en esta eternidad
de sombras cristalinas
se vierten lágrimas violáceas.
Petrificadas lágrimas de siglos.
Sólo agua, sudor de piedra
donde las ondinas duermen
sueños de diamantes.
Empozada agua
de caudales frescos.
Reverberante cueva de susurros.

Con tu amor a cuestas te levantas
y sabes del hechizo de tu sangre oscura.
Madre de todas las criaturas
descendiste más abajo del infierno
a borrar tus huellas.
Recoges el musgo de las rocas,
el verdín que pinta el recorrido
burbujeante de los lustros.
Los Bacabs1 titilan en cortejo
suspendidos en los puntos cardinales.

Mi cuerpo se estremece.
Mis manos de princesa
desgarran vestiduras
y tu nombre grito
hasta agotarme.

Ecos prisioneros.
Ecos del milenio.
Inmortales ecos
de la diosa maya.

Ix Chel 2, todo lo cubres
en esta gruta de líquidos
                                         presagios
donde respiran las paredes,
donde los Xibalba3
acechan sumergidos
con un ojo entre la tierra.

Y sales en la noche
a devorar el cielo.
Sabes que despunta el día
con sus manos de azucena errante.
Sabes que los astros mueven
el destino de tu estirpe.

Aquí la añoranza vive congelada.
Aquí dejó su paso la doncella.
Aquí se habló del sacrificio que llegó del norte.
Aquí se oye el corazón
de las tinieblas.

Estalactitas
de goteantes dedos.
Cavidades de conjuros
trashumantes.




1 Bacabs: los cuatro dioses del mundo celestial en la mitología maya.
2 Ix Chel: Diosa creadora lunar de la mitología maya.
3 Xibalba: inframundo de nueve estratos en la mitología maya.






Tulúm


He aquí la roca viva.
He aquí el mar y su destello azul errante.
Reverberación del sol airado.
He aquí la selva murmurante y hechicera,
habla a cada uno por su nombre.
El eco del salvaje sabio
y su ritual
de música sagrada.
He aquí la mano fresca de las olas,
los pies envuelve con su ritmo.
He aquí la primitiva iguana
de terrosa piel salina.
Su quietud de efigie sorda
al arcano remite
                            de la tierra.
He aquí la fuerza que retorna
hacia su centro.

De los árboles
                         la hechura
el viento cimbra
y levanta la maleza
de sus verdes dedos
espejeantes.

La cobrínea sombra
amaina el fuego, el azul se yergue
en lontananza.
Agua de abismal destello.
Agua sísmica que rasga
en azulado hechizo.
Boca abierta de cristal preñado.
Piedra y altitud pulidas.
Espejismo
somnoliento.
Henchida sal que estalla
en el candente aliento de los aires.

Me fundo entre las olas
batiéndome en espejos líquidos.
Me asimilo
al destierro que se esponja
en sutil plumaje
y transparencia.

Vibrante punto suspendido
                                             el pelícano
                    hiende el agua,
                                             zigzagueante.
No existe paraíso
más allá de este calor dormido.

No hay misterio solitario
sin rumor de selva erguida.

Los dioses emergieron
musitando eléctricos conjuros.

Kukulkán reptó de frente al horizonte.
Chac cavó fulgores
                                 en su tumba
           de presagios.

Brotan bocas pétreas,
inhumanas frentes monolíticas.
Sacerdotes perfumados de claveles,
ceibas hasta el cielo de diamantes.
En la sombra verde
plata y oropeles.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"