miércoles, 5 de septiembre de 2018

Entre la sombra



ERA INÚTIL, ESE VACÍO CONTINUABA ALLÍ; había agotado recursos a su alcance, junto con su amiga Alicia: teatro, cine, libros, fiestas... ni los cuadros que tan magistralmente comenzaba a pintar lograban llenarlo. ¿Sería la falta de amor? Luisa aseguraba que cuando lo encontrara ese vacío automáticamente empezaría a cerrarse. Deprimida, se mordía los labios. Tantos hombres intentaban traspasar la barrera de sólida transparencia, para lograr conmoverla un poco, interesarla siquiera mínimamente y rescatarla de su hermetismo, que se había obligado a interesarse por alguno de ellos. Las emociones requieren de alguna motivación externa, específica, al margen de la voluntad, y no podía obligarse a sentir algo que carecía del suficiente incentivo para hacerlo brotar de lo más hondo de sí. Tarde o temprano sus constantes pretendientes se sentían humillados y heridos, sobre todo Roberto que había sido el más tenaz de sus perseguidores, el único que no se desalentó por la indiferencia y el aparente rechazo. Luisa se fijó en él y aceptaba gustosa algunas citas. Quizá hasta llegó a sentir algo por Roberto, ahora no estaba segura. Tal vez un cariño pasajero, un amor tibio que no consiguió dejar huella y que abandonó sin miramientos.

Roberto no se resignó y continuó buscándola, cada vez con más evidentes muestras de resentimiento y despecho. A Luisa empezó a molestarle esa insistencia, aquella obstinada persecución que no cejaba ni con las humillaciones involuntarias que forzosamente debía extraer de ella. Una desconfianza aterradora se adhirió a su epidermis y su anterior sentimiento se trocó en recelo, en rechazo. Un miedo patológico hacia ese ser maligno que no sabía de amor propio ni de dignidad, y que continuaba persiguiéndola con sospechosas e incontrolables intenciones.

Sin embargo, de golpe, en el paroxismo de aquel escabroso malestar, él se retiró bruscamente de su vida. Al fin la tranquilidad regresaba a ella. Era como renacer y recuperar la libertad después de un tiempo prolongado de prisión. No obstante, advirtió que aquel hueco sepultado transitoriamente, ignorado por la urgencia de avivar sus antenas defensivas para librarse de Roberto, de pronto resurgía; el siguiente paso sería colmar ese abismo de soledad. Se inscribió en clubes, iba a reuniones, coqueteaba con cuanto chico le resultaba agradable. Cálmate un poco, Luisa, los muchachos están captando tu necesidad desesperada de cariño y compañía y se asustan, le había dicho Alicia. Ella comprendió y cambió de actitud, pero aun así ningún hombre logró remover en algo sus hormonas, transportarla a aquella necesidad de fusión y plenitud que buscaba. Pobre Luisa, dijo Alicia, tu problema, creo, es que tienes grabado en la mente algún tipo de hombre ideal que no existe; es una ilusión pensar que hay alguien capaz de llenarnos por completo, siempre habrá huecos inllenables. Y Luisa llegó a envidiar a Alicia (que ni siquiera era bonita) la compenetración que había logrado con su pareja, ese sentirse bien con lo que tenía sin aspirar a más, esa armonía interior que parecía funcionar al margen de influencias externas.

Vista desde afuera Luisa era lo que se podría decir una chica con suerte. Los hombres la admiraban y hasta la asediaba. Como pintora comenzaba a destacar y a tener éxito. Poseía dinero, talento. Materialmente nunca le faltó nada, sin embargo...

PUEDO SENTIRLO A MI LADO. Ahora lo siento con más fuerza, antes era una sensación vaga, un aleteo de mariposa o un hálito indefinible de algún aroma desconocido. Como si empezara a delinearse ha dejado de ser fugaz y se vuelve indeleble, casi palpable. Algo en mi interior me dice que debo retener la emoción que me inspira para que, con el paso del tiempo, adquiera rostro, voz, se materialice. Aún no lo veo y su invisibilidad me atormenta. Tal vez deba alejarme del bullicio citadino, de la rutina, para que tome verdadera forma y venga hacia mí, no ya con un susurro indescifrable o un suspiro místico, sino plenamente, convertido de seguro en un hombre. Escapo de la ciudad, necesito su compañía, sentirlo tan cerca que casi sea un hecho palpar la textura de su piel, mirar el color de sus ojos...

Camino sobre la playa, el mar agita sus bramidos abismales. La frescura toca mi cara suavemente, me acaricia con sus dedos tersos que dejan susurros al oído. Su voz grave y sedosa intenta articular frases, pero se desintegran en la atmósfera. Y, cuando llego a mi hotel, de acabados rústicos, de madera y barro, percibo de pronto su presencia. Sé que está ahí, esperándome. Oigo sus pasos, su aliento tan cerca que un estremecimiento recorre mi piel como una ducha de agua electrizante y tibia. Me había dejado sola en la playa, se había adelantado, quizá quería prepararlo todo para que el encuentro fuese por fin nítido, palpable.

Sé que debo sentirlo intensamente para que su figura abstracta tome forma. Lo siento, lo estoy sintiendo con tanta fuerza que cierro los ojos y de golpe, empiezo a percibir su calor, unas manos aún etéreas me recorren. Le pongo un nombre y lo llamo: Alejandro. Las manos son cada vez más firmes. Su boca se adhiere a la mía. Sus labios carnosos, húmedos... De pronto mi cuerpo está desnudo, entregándose a una vertiginosidad delirante, a una epilepsia de placer indescriptible, como fundiéndose en el universo, poseyéndolo todo. La locura, el éxtasis... Alejandro, repito, y Alejandro me responde por mi nombre: Eres mía Luisa, eres mía, al fin, al fin... Grito. De improviso me entra la urgencia de mirarlo, de saber exactamente como es. En la semipenumbra sólo vislumbro su silueta firme de hombre joven, atisbo la brillantez de unos ojos gatunos, grandes, un eventual rayo de luna me permite advertir que son verdes, muy verdes. Pero sobre todo puedo sentirlo, hasta el fondo de mí. Su esencia logró trasminar mi piel hasta confundirse con la mía. ¡Alejandro! grito ¡Alejaaandro, no te vayas! Y su silueta se disuelve como el humo antes de que yo logre encender la luz ¡Alejaaandro, regresa! Pero... ahora, sólo la soledad, el silencio, el rumor de los animalillos nocturnos. Quizá fue un sueño, pero no, las huellas de sus caricias están impresas en mi piel.

LUISA EXPERIMENTÓ unos segundos de irrealidad, como si algún alucinógeno hubiera trasminado muellemente por su organismo. Se levantó con brusquedad de la cama, llamando a Alejandro con desesperación, como queriendo asir para siempre ese trozo de realidad imaginaria, y ahora desconcertante, que se le acababa de escapar. Por unos momentos pensó también en su amiga Alicia, que había aceptado gustosa acompañarla. De seguro estará cenando con su novio. No creo que se enojen por habérmeles escapado, pero el llamado de Alejandro...

Abrió la puerta, daba a una frondosa vegetación que en ese instante la luna hollaba con suavidad láctea. Aspiró el perfume de frescura vegetal que le llegaba en oleadas. Percibió el murmullo de la habitada naturaleza: cigarras, grillos... el destello fugaz y alado de las luciérnagas. Y la luna de pronto desbordándose con más efusividad, envolviendo la espesura con un tul lechoso y reverberantemente etéreo. ¡Alejaaandro! volvió a gritar, acezante, embriagada aún de irrealidad y una equívoca emoción, mezcla de dolor y asombro, éxtasis y desencanto.

De pronto ahí, entre la fronda, la sombra de Alejandro, escabulléndose como un fantasma. ¡Alejandro! Corrió tras él. Más adelante el crujido de la hierba pisoteada. Luisa lo seguía, desesperada, tras la alternancia de chasquido y sombra. No supo cuánto tiempo duró esta persecución, hasta que se sintió agotada y defraudada. Sin embargo, de improviso, la sombra se hizo un cuerpo. Por fin Luisa pudo contemplarlo a plenitud, al fin adquirió un rostro, una voz: Ahora sí nada te va a valer, Luisa, dijo, y se abalanzó sobre ella. Gritó desgarradoramente, forcejeó como leona rabiosa, con todas las fuerzas que disponía. Hasta que, derrotada, sucumbió, dominada por esa lascivia vengadora que de pronto sintió familiar. Los ojos verdes de Roberto poseían una nueva luz, desconocida, como si hubiera logrado algo tanto tiempo deseado. Casi la vencía cuando una renovada furia emergió de su interior: se defendió a mordiscos y rasguños, gritó con un grito terrible que parecía salir de otra boca, estremeciéndola.

Un hombre, emergido de aquella vegetación, cayó de golpe sobre Roberto. Se batieron enconadamente unos minutos que a Luisa parecieron interminables. De repente Roberto se ovilló llevándose las manos a la cara, herido. Una figura recia, unos ojos más verdes que los de Roberto, una boca carnosa y húmeda, llegaron hasta ella. Por fin sintió esa fuerza protectora y envolvente. Al fin ese hueco impenetrable empezaría a ser parte de su historia.

viernes, 6 de abril de 2018

Noches de cuchillos en Irak



El ciclón de fuego se desata,
las noches son de siglos.

Thor y los Titanes
pisan odaliscas

¿Dónde los históricos paisajes?
¿Dónde mis sueños de Bagdad?
¿Dónde los corceles negros
de príncipes gallardos?
¿Dónde Ur, la cuna del profeta Abraham?

Ahora sólo escombros.
Las viscosas furias rasgan sueños
y cavan las tumbas de los niños.

Las gorgonas se adueñan
de las calles.
Las flores se marchitan,
Las noches de cuchillos
caen sobre Bagdad.

Y aún dice el sionista:
Jehová, mi Dios, nos heredó
del Eufrates al Nilo.

Cuánto daño.
Cuánta miseria.
Cuánta crueldad en la locura
y la ignorancia.
Cuánta perversión enajenada.

Se cierne la noche
y los jardines colgantes
se hacen pira.

La mitología rige al mundo
con su sabia quimera
vuelta realidad absurda.

Lloro al ver el nene
para siempre inmóvil
en brazos de su madre muerta.

Cierro los ojos
ante el joven mutilado
en el horno oscuro de la sima.

Percibo el llanto de las madres
buscando a tientas,
desgarrando el cielo con su grito.

¿Dónde el código
de Hamurabi?
¿Dónde Babilonia
de ensueños, de palmeras?
¿Dónde el país de Scherezada
descubridora de minas de diamantes?
¿Dónde el árabe bizarro
galopando en los desiertos
con su varonil figura
y su rostro de gentil conquista?

Los sordos invasores arrasaron
con inteligentes bombas,
tan inteligentes como ellos.

El gringo y el sionista
llegan de la mano
con sofismas negros
y falacias de papel raído.

No más Coca Cola
en los hogares.
No más cultura chatarra
que envenena.
No más efectos especiales
en el cine.

La verdadera identidad humana
se hace trizas.

No más Bush fanfarroneando
con su cara de reptil primario.
No más la coalición
de orcos genocidas.

=========&=========

Los dragones enjoyados
cercan a camellos.
Los dragones tiene bombas racimos
que lanzan desde lejos.
Los masacran, buscan destruir su hogar.

Los dragones son cobardes,
tienen miedo de camellos.
Al mundo dicen:
El fuego del camello es peligroso
Habrá que destruir camellos
por su fuego.

Los dragones mandan a sicarios
a matarlos y a cortar pezuñas
antes de enfrentase cuerpo a cuerpo.

Los dragones lanzan lumbre
insistiendo que la lumbre
del camello
al mundo amaga.

Los camellos son valientes,
logran resistir hasta la muerte.

Los dragones enjoyados
no mencionan
que la perla negra
es su objetivo.
Hay que exterminar camellos
y robar su perla.

De Hebrón, Leviatán,
enorme hijito de dragones,
anticipa la victoria:
¡Casi está listo mi regalo!

Scherezada tiembla en su palacio.
Le cortaron las uñas,
el dragón llega a violarla.
El dragón no quiere ni un rasguño.

El dragón se enorgullece
de su “fuerza”.


========&========

Desiertos congelados.
Milenarias sombras.
Muñones pétreos, purulentos.

Una calma helada
en los corazones
late.
Humo en remolino
entre los brazos.

Levántate pueblo
si aún respiras.
Monta el lomo de la luna.
Que de nuevo vibre
tu inquietante fuerza.



Diciembre 2004


Sangre vencida




Miro pasar los hombres,
ídolos de agua.

En sus acuáticos músculos
te reflejas.
Sus miradas de fuego:
tus cenizas.

Palpo tu torso etéreo
epidérmica imagen,
rostro de arena derrumbado.

Ya no más confundirte
con las olas,
con el hiriente coral
de mano salada,
con la muralla en ruinas
que de ti me aísla.
Sazón en su punto
consumido.
Sangre vencida,
piedra sonora.

Sabes dónde,
entre licores y orquídeas,
mi invierno arde.

Sé donde encontrar
la eléctrica paz
de tus ojos
como gemas.

Pero me quedo quieta,
con esta quietud
que te desea.


Del poemario "Ceniza erguida" 1995

Como una sombra


CUANDO DESPERTÉ, los resabios grisáceos de la noche seguían estancados en los rincones. No lo comprendía. Siempre fui noctámbula y, en toda mi existencia, no había logrado modificar mi reloj biológico para dormir a buena hora y despertarme temprano, pero aquí... No lograba acostumbrarme. No era mi casa y además no me sentía a gusto. Joaquín no podía entenderlo. Mi estado de alerta sobrepasaba mi necesidad de descanso. Antes del amanecer los murmullos y la celeridad de estas ordenadas personas se dejaba sentir y yo no podía ignorarlas. Por eso le insistía a Joaquín en la necesidad de tener nuestra propia casa. Pero a él le aterraba la idea. Su vida se convertiría en una máquina. Tendría que trocar el placer y la creatividad del artista, por algún trabajo mecánico, de seguro castrante y mal remunerado, y sólo para pagar gastos innecesarios, pues aquí tenemos todo y espacio de sobra, decía.


Pero no se trataba sólo de mi incomodidad, sentía que ellos tampoco estaban a gusto con nuestra presencia. o tal vez sólo con la mía, pues Joaquín seguía siendo parte de la casa. Y además, no estaba dispuesta a seguir fingiendo, haciéndome pasar por una más de aquellas descoloridas damas hechas para el hogar. Estaba harta de eso, pero la culpable era yo. Temía el rechazo si me mostraba tal cual era. Esa estúpida necesidad de querer quedar bien con todo el mundo, hasta con los que no son de mi agrado. Sin embargo, de pronto me pasaba por la cabeza que tal vez les hubiese molestado menos si me hubieran conocido tal y como soy. Seamos conscientes o no, todos olfateamos la autenticidad y la falsedad. Aunque las personas acostumbradas a vivir de apariencias, la mayoría en esta sociedad decadente, aceptan la hipocresía y el fingimiento como algo natural.


¡No entendía cómo Joaquín siendo tan irreverente y libre podía tener una familia tan desabrida! No parecía ser parte de ellos, ni en el aspecto ni en las costumbres. Parecía regirlo un astro mucho más luminoso y potente, pese a su exasperante pasividad y conformismo en cuanto a lo material. Quizá por ser el más pequeño lo dejaron libre, quizá sus padres ya no tenían la misma energía cuando lo trajeron al mundo. Tampoco el ejemplo y el ambiente circundante habían influido mucho en él, de seguro porque los años cruciales de su vida, en la niñez, había vivido con un tío de España que le trasmitió todo el esplendor de su arte, pues decían que había sido muy buen pintor ¡No sé cómo no se sofocaba con su verdadera familia! Más bien creo que era capaz de aguantarlo todo con tal de no tener que sacrificarse y hacer esfuerzos extras que le robaran su preciado tiempo, que lo sacaran de su zona de confort. Yo lo entendía y apoyaba, pero aquella situación se tornaba cada vez más insostenible. No, no era que me hicieran groserías, se lo dije varias veces. Ni siquiera tenían que hablar para generar una atmósfera de pesada tirantez, de pasiones y deseos insatisfechos, aunque no fueran conscientes de ello, pues, por lo que había oído hablar, se sentían realizados y felices.


De pronto apareció Toñita, una de las hermanas de Joaquín, con más peso del necesario para su estatura, las piernas cortas,  unas piernas poco acostumbradas a la fuerza y al vigor, apegadas más bien a una vida sedentaria. Nos sirvió el café en la sala. La mamá de Joaquín había encendido el televisor. Toñita sonreía y me vi forzada a corresponderle. No quería parecer hostil y desdeñosa y empezar a tener problemas. No obstante, casi de inmediato, me recriminé a mí misma. Quería sentirme como en mi casa y dejar de tener cortesías huecas que en lugar de propiciar la comunicación la alejarían definitivamente. Estaba harta de esas amabilidades fingidas. Me hubiera encantado toparme, de vez en cuando, con algún gesto espontáneo y natural, emergido desde el mismo centro de aquellos seres. Pero estaban tan acostumbrados al fingimiento que ya no podrían cambiar. Toñita siempre se portó amable, pero no se me escapaba la tensión que acompañaba su gesto más cordial. Y más de una vez advertí que su rostro se transformaba, momentáneamente, en un rictus de ansia reprimida. Sin advertirlo de pronto dejaba entrever esa necesidad de desbordar un caudal de emociones que llenaban su espíritu, sin lograr reconocerlas, sin siquiera sospechar cómo expresarlas. ¿Qué te pasa, Toñita, te duele algo? No, nada, contestaba, y volvía al bordado. Parecía querer taladrar la tela con una impresionante habilidad, donde sus manos se volvían invisibles y su rostro se encendía tal vez acallando algún pecaminoso pensamiento que se le había incrustado. Pasada esta transitoria etapa regresaba a la normalidad y retomaba la actitud mansa con la que había sido educada. Joaquín me había platicado que de chica fue caprichosa y demandante, impositiva y coqueta. Se tiraba al suelo y pataleaba para conseguir lo que quería. Pedía que le compraran collares y pulseras y se observaba en el espejo, siempre con un moño sujetando su cabello. ¿Qué había sucedido con ese temperamento? Advertí que mi antipatía hacia ella se debía a un tenaz conformismo que proyectaba a raudales, gracias a una vida mediocre, sin ambiciones ni metas. Estoy segura que yo tampoco le era grata, y no me caería tan mal si alguna vez me hubiese mostrado abiertamente esa hostilidad, perceptible a pesar de todo. Su irrevocable amabilidad simulada me resultaba un trapo sucio y maloliente que no me podía desprender. No era capaz de aceptar que dentro de ella pudiera albergar alguna verdadera pasión. Despreciaba la lectura y el conocimiento, pues no les encontraba utilidad. Sus ideales eran la comodidad y el matrimonio, una casa limpia, formar un hogar y ser feliz.

A Joaquín no le importaba eso, o más bien no se daba cuenta, pues se enfrascaba tanto en la pintura, que la vida de su familia pasaba inadvertida. Ahora me daba cuenta del egoísmo de Joaquín, pues tampoco parecía preocuparle lo que estuviera sucediendo conmigo. Subestimaba mis temores, mis dudas, mi malestar. Me decía que exageraba, que era muy delicada, que me tenía que acostumbrar, pues nunca se puede tener todo. Joaquín era ciego y hasta insensible. De qué le valía pintar tan bien si su egoísmo lo volvía torpe y poco perceptivo. Amaba la naturaleza e intuía los cambios sociales. Pero cuando se trataba de lo más cercano... Yo sospechaba de una postura comodina y confiada. Sí, era incapaz de valorar lo que poseía, quizá porque creía (sin pensarlo) que lo tenía seguro. Ahora advertía lo poco que me conocía. Yo necesitaba una verdadera comunicación, establecer un vínculo real de pareja, que me dedicara tan sólo una parte de su tiempo. Me entristecía al pensar en lo rápido que había olvidado los grandes momentos climáticos y fulgurantes que nos unieron al principio de la relación: se transformaba de tal forma con mi compañía que la inspiración llegaba a él en ondas vaporosas y electrizantes, prestas a manifestarse en cualquier momento. Se sentía rejuvenecido, lleno de vitalidad. En ese tiempo pintó los cuadros más geniales. A mi lado creció espiritualmente, y se había descubierto a sí mismo, y no lo reconocía. Mi sentimiento se tambaleaba y Joaquín no lo notaba.

Toñita tejía viendo el televisor. Ya habíamos preparado juntas la comida, muy temprano, y me parecía intolerable ser consciente de estar viviendo una vida ajena. Yo nunca había sido tan puntual y metódica, pero dentro de mi desorden funcionaba. Distribuía mi tiempo arbitrariamente Y ahora… todo en orden, todo limpio, todo al pie de la letra. Eso estaba muy bien, pero se lograba a costa de otros valores, para mí elementales, la superación personal.


Toñita esperaba casarse. Todavía era joven, pero con ese recato... Ya no volví a ser testigo de esos arranques esporádicos que la convertían, inconscientemente, en una especie de felina en celo. Ya no la descubrí triturando casi la tela con el rostro sudoroso y acezante. Su piel ya no se volvió a encender. El cristo, entre los senos pletóricos, se interponía como un escudo. Se cansó, sin confesárselo, de esperar al hombre valiente que rodara por su piel y la transportara a paraísos palaciegos, etéreos y candentes. Nunca advirtió lo que en realidad quería, y los innumerables y magistrales tejidos, de distintos colores, formas y usos, se fueron acumulando en la estancia mientras Toñita se iba convirtiendo cada vez más en una sombra.


Preparé mis cosas, ya lo había decidido. Me largaría de ahí, me independizaría. Necesitaba reencontrarme. Joaquín estaba enamorado de su pintura, no de mí. Estaba teniendo mucho éxito, pues pintaba apasionadamente, casi de tiempo completo. Y mientras mi admiración hacia él crecía, como pintor, el amor que le había profesado se estaba enranciando sin remedio. Cuando se lo comuniqué su rostro adquirió una tonalidad marmórea, y tragó saliva pensativo. Ya sea por orgullo, o porque tal vez pensara que era lo mejor, no intentó retenerme. Ni me afectó ni me sorprendió. Le había caído de golpe y seguro estaba confundido. Tal vez más adelante me buscaría y trataría de reconquistarme. Era lo de menos. Lo único que me interesaba, en esos momentos, era buscar mi propia realización y mi camino. No quería terminar igual que Toñita, como una sombra.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"