viernes, 21 de octubre de 2016

Tulúm


He aquí la roca viva.
He aquí el mar y su destello azul errante.
Reverberación del sol airado.
He aquí la selva murmurante y hechicera,
habla a cada uno por su nombre.
El eco del salvaje sabio
y su ritual
de música sagrada.
He aquí la mano fresca de las olas,
los pies envuelve con su ritmo.
He aquí la primitiva iguana
de terrosa piel salina.
Su quietud de efigie sorda
al arcano remite
                            de la tierra.
He aquí la fuerza que retorna
hacia su centro.

De los árboles
                         la hechura
el viento cimbra
y levanta la maleza
de sus verdes dedos
espejeantes.

La cobrínea sombra
amaina el fuego, el azul se yergue
en lontananza.
Agua de abismal destello.
Agua sísmica que rasga
en azulado hechizo.
Boca abierta de cristal preñado.
Piedra y altitud pulidas.
Espejismo
somnoliento.
Henchida sal que estalla
en el candente aliento de los aires.

Me fundo entre las olas
batiéndome en espejos líquidos.
Me asimilo
al destierro que se esponja
en sutil plumaje
y transparencia.

Vibrante punto suspendido
                                             el pelícano
                    hiende el agua,
                                             zigzagueante.
No existe paraíso
más allá de este calor dormido.

No hay misterio solitario
sin rumor de selva erguida.

Los dioses emergieron
musitando eléctricos conjuros.

Kukulkán reptó de frente al horizonte.
Chac cavó fulgores
                                 en su tumba
           de presagios.

Brotan bocas pétreas,
inhumanas frentes monolíticas.
Sacerdotes perfumados de claveles,
ceibas hasta el cielo de diamantes.
En la sombra verde
plata y oropeles.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"