viernes, 21 de octubre de 2016

Cenote Xkeken


A las entrañas desciendo de la tierra.
Bocanada, rumor latente.

Aquí, en esta eternidad
de sombras cristalinas
se vierten lágrimas violáceas.
Petrificadas lágrimas de siglos.
Sólo agua, sudor de piedra
donde las ondinas duermen
sueños de diamantes.
Empozada agua
de caudales frescos.
Reverberante cueva de susurros.

Con tu amor a cuestas te levantas
y sabes del hechizo de tu sangre oscura.
Madre de todas las criaturas
descendiste más abajo del infierno
a borrar tus huellas.
Recoges el musgo de las rocas,
el verdín que pinta el recorrido
burbujeante de los lustros.
Los Bacabs1 titilan en cortejo
suspendidos en los puntos cardinales.

Mi cuerpo se estremece.
Mis manos de princesa
desgarran vestiduras
y tu nombre grito
hasta agotarme.

Ecos prisioneros.
Ecos del milenio.
Inmortales ecos
de la diosa maya.

Ix Chel 2, todo lo cubres
en esta gruta de líquidos
                                         presagios
donde respiran las paredes,
donde los Xibalba3
acechan sumergidos
con un ojo entre la tierra.

Y sales en la noche
a devorar el cielo.
Sabes que despunta el día
con sus manos de azucena errante.
Sabes que los astros mueven
el destino de tu estirpe.

Aquí la añoranza vive congelada.
Aquí dejó su paso la doncella.
Aquí se habló del sacrificio que llegó del norte.
Aquí se oye el corazón
de las tinieblas.

Estalactitas
de goteantes dedos.
Cavidades de conjuros
trashumantes.




1 Bacabs: los cuatro dioses del mundo celestial en la mitología maya.
2 Ix Chel: Diosa creadora lunar de la mitología maya.
3 Xibalba: inframundo de nueve estratos en la mitología maya.






Tulúm


He aquí la roca viva.
He aquí el mar y su destello azul errante.
Reverberación del sol airado.
He aquí la selva murmurante y hechicera,
habla a cada uno por su nombre.
El eco del salvaje sabio
y su ritual
de música sagrada.
He aquí la mano fresca de las olas,
los pies envuelve con su ritmo.
He aquí la primitiva iguana
de terrosa piel salina.
Su quietud de efigie sorda
al arcano remite
                            de la tierra.
He aquí la fuerza que retorna
hacia su centro.

De los árboles
                         la hechura
el viento cimbra
y levanta la maleza
de sus verdes dedos
espejeantes.

La cobrínea sombra
amaina el fuego, el azul se yergue
en lontananza.
Agua de abismal destello.
Agua sísmica que rasga
en azulado hechizo.
Boca abierta de cristal preñado.
Piedra y altitud pulidas.
Espejismo
somnoliento.
Henchida sal que estalla
en el candente aliento de los aires.

Me fundo entre las olas
batiéndome en espejos líquidos.
Me asimilo
al destierro que se esponja
en sutil plumaje
y transparencia.

Vibrante punto suspendido
                                             el pelícano
                    hiende el agua,
                                             zigzagueante.
No existe paraíso
más allá de este calor dormido.

No hay misterio solitario
sin rumor de selva erguida.

Los dioses emergieron
musitando eléctricos conjuros.

Kukulkán reptó de frente al horizonte.
Chac cavó fulgores
                                 en su tumba
           de presagios.

Brotan bocas pétreas,
inhumanas frentes monolíticas.
Sacerdotes perfumados de claveles,
ceibas hasta el cielo de diamantes.
En la sombra verde
plata y oropeles.




El bulto



NO HABÍA ALTERNATIVA. Tendría que atreverse a manejar esa camioneta vieja Suburban que hace tiempo no usaba. Irse sin rumbo, soltar el instinto y la intuición para que la guiaran al punto correcto. Llevaba un día encerrada con ese bulto abominable y no podía esperar más. Ahora o nunca, antes que la perdición la hundiera en la más insalvable y profunda marisma.

Miraba el bulto una y otra vez, no podía hacer otra cosa más que mirarlo, con el entrecruzamiento del placer liberador, como si fuera en un arrullante barco, en aguas mansas, y el horror de un acto despiadado, escalofriante, del que nunca se creyó capaz. Aún no podía recuperarse, fue algo tan monstruoso, tan vil, igual que si algún espíritu ajeno, sádico y endemoniado, la hubiese poseído. El sentimiento de culpa le era remoto. No se reconocía la autora, como si hubiera sido un testigo pasivo y mudo de algo que de alguna manera la hacía cómplice.

Sara suspiró con devoción, queriendo recuperar la personalidad perdida, buscando su identidad destrozada como un vaso roto. Desde aquel instante sus actos eran mecánicos: algún deber impuesto por un enemigo superior.

El teléfono sonó repetidas veces, lo ignoró con una indiferencia que no le pertenecía. Se desnudó ante el espejo para reconocerse poco a poco hasta la aceptación y la ternura. Se vio hermosa y libre, sobre todo libre, como siempre debió ser. Se abandonó en la ducha, agudizando los sentidos como verdadera sibarita. Otra vez desnuda frente al espejo procedió a arreglarse.

Lo más difícil fue arrastrar el bulto, envolverlo, echarlo en la cajuela, para lo cual tuvo que ingeniárselas con una tabla, y con la ayuda de dos amistades de confianza que la auxiliaron con estoicismo y, una de ellas, con desconcierto. Al final del trabajo la última le confesaría que por unos instantes la estaba desconociendo, pero que, a la vez, la había comprendido, pues lo más seguro es que ella en su lugar hubiera echo algo parecido. Les pesó como si hubieran arrastrado una ballena.

Condujo la Suburban con estremecedor aplomo, con una frialdad ajena a su temperamento nervioso, como si después del impacto inicial la vida resplandeciera en otra dimensión.

La frontera entre la vida y la muerte se confundía y desdibujaba. Se apoderaba de ella la temeridad de los suicidas. Nunca imaginó existiera tanta libertad, tanta potestad hacia el mundo.

Todo había sucedido imperceptiblemente. Miguel se fue adueñando de su vida, en pequeñas y sutiles cantidades. Sara, ciega de pasión, lo dejaba hacer sin advertir que aquel calculador trabajaba para posesionarse de ella, de sus actos, de su voluntad. Desde los desnudos cargados de sensualidad y erotismo que Miguel le tomó en el clímax de un tormentoso y feliz romance, hasta las confesiones apócrifas que le obligó a grabar con el pretexto de las clases de actuación. Sara entregaba todo, como toda enamorada abierta, sin prejuicios. Nunca imaginó que Miguel las utilizaría en su contra: no le interesaba el amor, su principal arma era la posesión y el poder. Se requería demasiado sacrificio para mantener vivo el amor de una mujer como Sara: constantes galanteos, detalles elocuentes. La deposición eventual del egoísmo con el fin de complacer a la amada no era para Miguel, acostumbrado a obtener las cosas fácil, sin esfuerzo. Cuando terminó de reunir los elementos necesarios para sus propósitos, desechó la para él fastidiosa cortesía y falsa caballerosidad. Hiciera lo que hiciera su novia estaba en sus manos.

De pronto Sara se dio cuenta que ya no se sentía bien con él, que la inconmensurable y repentina mezquindad de aquel hombre atizaba sus pequeñas mezquindades y defectos. Lo percibió vulgar con sus jeans ajustados, con su camisa desabrochada en la parte superior, mostrando un pecho sembrado de vellos, al estilo Elvis Presley; con sus modales fanfarrones y jactanciosos al expresarse, y sus aires de superioridad y galantería espuria. Miguel también la había criticado, alguna vez le dijo que era cobarde y sin decisiones, y muy desordenada, pues de pronto todo lo mantenía fuera de su lugar. En parte era cierto, aunque también advertía que, con frecuencia, intentaba hacerla sentir inferior. Empezaba a odiarlo y autodiarse destructivamente. Debía huir antes de volverse loca. Lo intentó por todos los medios, pero Miguel la amenazó con la exhibición de los desnudos, con anunciar a la gente que aquella prestigiada bióloga era capaz de tales bajezas como las de la grabación. Circularían por Youtube y por todas las redes sociales. Sara llegó al colmo de la angustia. Quiso persuadirlo de mil maneras, apoderarse de las fotos, pero el poder de Miguel era ilimitado. No podía más...

Se sorprendía de no haber adivinado antes la verdadera naturaleza de Miguel. O si la había visto fue a través del oleaje tórrido de su pasión. El Miguel real siempre estuvo ahí y, a medida que los vapores arrulladores y excitantes se fueron disipando, esa realidad quedaba más a la vista, hasta abarcar la superficie. Algo en él provocaba a Sara vergüenza ajena: era autoritario y se dirigía a los demás con desplantes agrios de prepotencia. Sin embargo, era necesario hacérselo notar. Nadie le ha hecho ver sus errores, se decía ingenuamente, con amor podrá ir cambiando. El amor daba esperanzas a Sara, esperanzas que sabía, en el fondo, con pocas probabilidades de realización. Recurría al autoengaño, pues con ella no actuaba así; la hacía vibrar con las canciones que le componía y le cantaba, con los ramos de rosas que le obsequiaba, espontáneamente.

Miguel desdeñaba con ostentación todo lo que significara verdadera creatividad: el arte, la literatura, y la ciencia no le interesaban por carecer de un fin práctico, de algo que le sirviera materialmente para su bienestar personal. Llenaba su vida viendo películas de acción, de efectos especiales, componiendo cancioncillas de letra fácil y acordes obsoletos, y consintiendo a su coche de lujo con un mantenimiento esmerado y cuidados de hijo único. Era formalmente católico. Sara no lo reconocía en su puntualidad para asistir a misa y cuando, delante de una iglesia, se persignaba. Y de pronto se descubría sintiendo un rechazo episódico ante un ser tan elemental que, sin embargo, en raros momentos, se llenaba de una grandeza que no le pertenecía, que tomaba de la potencia de aquella unión y de la falsa e incomprensible creencia de su propia superioridad (un artilugio para compensar complejos de inferioridad inconscientes) Sara se llegó a sorprender de lo interesante que puede parecer un hombre mediocre que, no obstante, se siente por encima de los demás. Después las fotos, las clases de actuación...

Una felicidad sombría la ofuscaba. Algo nuevo, hermoso y maligno, nacía en su interior como un ente de invicta fuerza. Parecía otra, pero no, era ella misma en la máxima potencialidad de sus facultades. Sabía que desde ahora todo cambiaría, que su vida se adueñaría de un arcano revitalizador de sorpresas.

Tomó la carretera vieja a Cuernavaca. Pisaba el acelerador y casi sentía que la camioneta se deslizaba sola. ¡Al fin dueña de sí! Atrás el bulto saltaba. Cada golpe se hacía más enérgico, más violento, seco, acusador, recordando a Sara  la urgencia de librarse de aquella carga. Pues todavía tenía que terminar de limpiar terreno al regresar.

Empezaba a oscurecer. Lo mejor sería detenerse en una posada, descansar, comer, beber agua, y continuar ya entrada la noche. Pero no, si no desechaba rápido el bulto, en contacto con la gente su inconmovible energía la podía delatar en algún temblor, en cualquier tartamudeo o sonrojo. Después de tirar aquello jamás la traicionarían los nervios subyugados. No había hecho nada malo al librarse de esa forma de Miguel, ahora estaba convencida de eso. Sólo había salvado su honor y su prestigio, su dignidad como mujer y la vida misma. Estaba por completo despersonalizada por el maltrato sicológico,  en manos de un barbaján que había robado su vida, de un verdadero sicópata llegó a pensar. Se armó de valor, con mucho trabajo, para decidirse a agarrar el cuchillo mientras él dormía. Actuó como sonámbula, empujada por una fuerza superior.

Ahora su floreciente fuerza era un estímulo a seguir, sin detenerse, sin rumbo, hasta llegar a algún despeñadero donde el fardo pudiera volar sin testigos y reventar en los miasmas de su propia podredumbre.

Planeaba su nueva vida. Nunca más se sentiría atraída por un hombre con características semejantes a las de Miguel. No se dejaría llevar por su excesiva necesidad de amor y sus carencias, y para eso tendría que dedicarse a su plena realización como mujer y ser humano. Después de aquella mala experiencia sería más objetiva y reservada. Habría que conducirse con tiento, rastreando terreno antes de involucrarse sentimentalmente.

De pronto se empezó a poner nerviosa. La ocasión idónea no se presentaba y el poder deshacerse del bulto se le estaba complicando. El inmenso agotamiento estaba velado por la adrenalina que aún circulaba en su cuerpo. Respiró profundo para recuperar su aplomo. Tendría que esperar, estacionada en algún lugar, a que llegara la madrugada. Lo hizo y continuó el viaje a las 12 de la noche.

Serían la una de la mañana cuando a Sara la deslumbró una luz insoportable que le cayó encima como un sol atronador de cristales rotos. Después de oír las ambulancias no supo más.




El sueño profundo de Mireya


ALEJANDRO SE LAVABA LOS DIENTES después de un desayuno apresurado. Ya era tarde y le quedaba poco tiempo para llegar al trabajo. Se enjuagó muy bien la boca, con dos buches. Se rasuró y procedió a peinarse.

Mientras se peinaba la observó de reojo por el espejo: inmóvil sobre la cama, con el cabello negro alborotado y tapada a medias con el edredón. Una pierna al descubierto. No le veía el rostro, vuelto hacia el clóset.

Esperaba no verse en una situación muy incómoda al volver a casa. Era impensable el impacto que tendría al encontrarla, probablemente, en la misma posición: su hermosa pierna al descubierto, los ojos cerrados, la boca semiabierta, con la vitalidad menguante de quien ha llegado al clímax del agotamiento. 

Salió a la calle. El frescor de la mañana, los rostros que se cruzaban con él, las miradas fugaces, los murmullos, el rumor del tráfico, lo hicieron suspirar mientras sus nudos interiores se iban aflojando.

Mireya era muy cariñosa con él, pobre chica. Estaba ahí para complacerlo, no tenía a donde ir. Se le entregaba con devoción. Vivaracha y genial, cada día inventaba un platillo nuevo. Lo peinaba sin aviso, carcajeándose, divirtiéndose con los aspectos, de pronto cómicos, que el hombre iba adquiriendo con cada peinado. Le masajeaba el cuerpo. Realmente lo quería. No deseaba separarse de él. Y Alejandro de golpe se sorprendía aprovechándose de ese amor incondicional. Se volvía poco atento, desconsiderado. Un verdadero egoísta. No recuerda haberle preocupado su bienestar, hacerla sentir cómoda e importante. Y Mireya estaba tan agradecida con el refugio que Alejandro le ofreció en su casa, que nunca dio importancia a su frialdad y sus desatenciones, se conformaba con que se dejara mimar.

Varias jovencitas se cruzaron con él. Sus carcajadas límpidas y frescas lo llenaban todo. Al parecer platicaban de algún compañero de escuela, y del profesor de física. Mientras se alejaban sus voces se empezaron a diluir en el cuchillo helado de la mañana. Alejandro no sabía por qué las miró casi sin pestañear, atento a la bulla que desplegaban con entusiasmo, como si desease ser incluido dentro de ese mundo luminoso, escapar, huir, olvidarse de la atmósfera densa y gris que lo atrapaba.

En el trabajo todo seguía igual. Todos iban y venían, sin tregua. Las secretarias contestaban teléfonos y algunas apuntaban algo. La rubia teñida, con falda corta, como siempre, se sentaba delante de él cruzando unas piernas atléticas, mostrando casi los glúteos. Se adivinaba la suavidad de su piel. Alejandro estaba acostumbrado a sus coqueteos. Ni le molestaban ni lo emocionaban.

Al salir del trabajo hubiese deseado ir a cualquier lugar, menos a su casa. Pero no, tenía que regresar... Mientras más se acercaba su corazón parecía hincharse, golpeando con desesperación su pecho. Respiró profundo antes de dar vuelta a la llave. Abrió la puerta bruscamente y entró. Se sorprendió de encontrar un ambiente cálido. El sol entraba en cúmulo por la ventana y caía en la duela como un baño dorado. El olor de los tulipanes y las rosas llegaba en oleadas invisibles a través de las ventilas. No se atrevía a mirar de frente a su pareja, se esbozaba de reojo, como un sueño desdibujado. Se sorprendió a sí mismo conduciéndose cautelosamente, de puntitas, para no interrumpir el sueño de Mireya, de seguro quería descansar más.

Poco a poco fue deteniendo su vista en ella: el pie fuera del edredón, la pierna torneada, la melena negra revuelta, el cabello sedoso, la cara hacia el clóset, tal como la había dejado. Creyó advertir la incesante, aunque apenas perceptible, respiración de quien está entregado a un profundo sueño.

Se sentó en el borde de la cama y retiró el cabello del rostro ¡Bellísima! Como siempre, nada había cambiado. Mireya, Mireya, le susurró en el oído, pero Mireya no respondió. Dio unos golpecitos a la mejilla y procedió a acariciarle la frente y el cabello. ¡No, Mireya, no te puedes ir así, te debo mucho, por lo menos deja que corresponda un poco a todas tus atenciones y a tu amor! se sorprendió a sí mismo de sus palabras, atizado de golpe por la desesperación y los remordimientos. Le besó los labios, después de darse cuenta que había disminuido la intensidad de su habitual carmín. ¡Abre los ojos, Mireya! Lentamente hizo a un lado el edredón hasta que el cuerpo desnudo quedó al descubierto. ¡Dios, qué hermosa! Por primera vez Alejandro advertía la belleza de su amante. La apretó contra su cuerpo y se retiró nuevamente para observarla. El golpe que te diste anoche resultó más grave de lo que pensé, Mireya, pero no me eches la culpa, fue un forcejeo como cualquiera de los que tenemos de vez en cuando. Debes aceptar que tú fuiste la que empezaste. Pisaste mal cuando te zarandeé por necia. Quien iba a imaginar que en la mera nuca te ibas a dar, sobre el filo de la cama. Sólo traías tu bata... No encontré la pijama... Pero, por lo visto no tuviste frío durante la noche. De pronto Alejandro aceptó que Mireya jamás le respondería. Como una ráfaga cruzaron por su mente el velorio, los preparativos del entierro, los gastos.

Levantó a su compañera de las axilas y la sentó, recargándola en la pared. ¡Oh Dios! Alejandro se excitaba, no lo podía evitar. ¡Mireya! Encendió el aparato de sonido y puso el disco de Enigma, el que Mireya solía oír en similares situaciones. Los cantos gregorianos ascendían salpicados de sensualidad. Acarició los senos con ambas manos. Se desvistió. La empezó a besar con firmeza y suavidad a un tiempo. No descuidó ningún detalle, hasta penetrarla satisfactoriamente. Los acordes parecían susurrar alrededor de la pareja, mientras se aceleraba el ritmo de la respiración de Alejandro, hasta convertirse en jadeos verticales, rematando en un alarido de placer. Le había hecho el amor como nunca. No pensó más en el entierro, por lo menos en esos momentos. Cargó a su mujer para tomar una ducha juntos. La enjabonó toda, quería vestirla como toda una dama. La secó y la peinó. Tenía que atenderla, como ella lo había hecho con él. Le puso su mejor vestido y procedió a maquillarla.

La luna de miel se prolongó dos días más en los que Alejandro ni siquiera se acordó de ir a trabajar. Pero ya no era lo mismo, el cuerpo presentaba una rigidez difícil de manejar y un leve tufo a carne descompuesta se introducía por los rincones.

Se sentía parcialmente satisfecho. Había devuelto a Mireya el cariño y las atenciones que ella le había entregado. Ya era hora de arreglar los preparativos para lo inevitable y de ingeniárselas para evadir la autoridad.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"