jueves, 25 de agosto de 2016

Semilla de escarcha



Corcel del aire
una ráfaga de espinas eres,
un fantasma de sensual asombro,
un suspiro
reverdeciendo
en paulatino fuego justo:
fuego de hielo
desbordante

Entera me dejaste,
con un beso de arena
ennegrecida.

Roca de pulso
moribundo,
semilla de escarcha
en mis arterias.

Tal vez un sueño
enrarecido,
una copa de elemental destello,
mar naciente
de añosa espuma.

Cada vez más sumergida
rastreo el túnel
de cristales que florecen
y siento un titilar
de huesos mudos.

La luz, el cascabel
me son remotos,
el árbol de aguerridas hojas.
La sal, el vino,
la rama inmaculada
de frutos pecadores.
La herida añeja
de los hombres.

Y somos, tú y yo
la misma piel inversa.
Efervescencia antigua,
subliminal lujuria
en trozos enterrada.
Diabólico espejismo
en el mar de los suicidas.

Hago bien, haces bien
espiga desgranada,
cometa paralítico y oscuro.
Hacemos bien al enterrarnos vivos
y nuestra muerte contemplar
cantando.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"