miércoles, 23 de agosto de 2017

Domador de soles



Ven a compartir conmigo
Ven desde el origen turbulento del océano,
desde el arcano tibio que brilla
entre la noche.
Ven con toda tu inocencia deshojada,
con tu paso suelto de viajero
enfebrecido.
Sólo hay que escanciar el vino
de florida espuma
entre ménades, sátiros, silenos; entre ninfas y Pegaso
en las hamacas de Dionisos
trovador de leyendas embriagantes.
Ven, amigo, con tus ojos
donde un reflejo ancestral de transparencia
sella tus pupilas
y los cantos del silencio se desgajan.
Tu voz profunda
la noche ciega
de velos perfumados,
sueño musical que se aquieta
poco a poco.
Dime ¿dónde comienza tu cuerpo
y termina el mío?

Estrellas de vibrante cabellera,
rosa en su perfume
evaporada.

Ven, domador de soles,
no entiendo aún de entregas errabundas,
de besos sin grilletes
que llevan cataclismos
de constelación eterna
y arrebatan nuestro ser de toda vestidura.

¿Dónde la humedad dorada nos envuelve?
Y no puedo ya reconocerme en tu mirada.
Algo mío se quedó en tus manos
y mi pecho, acezante, pide un febril renacimiento.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"